Sabor tropical alude a la imposibilidad de acción dentro de la cuestión identitaria puertorriqueña. Los discursos culturales y turísticos promovidos por las instituciones en la isla se encuentran en gran medida encaminados a la reafirmación del sentimiento de pertenencia a la nación, sistematizados a través del uso reiterativo de elementos icónicos reconocibles tanto por locales como por foráneos. El imaginario creado por dichos procesos de estandarización de la identidad cultural ha sido entendido desde una óptica que, bajo una imagen de aparente autonomía amparada a su vez por la singularidad, ha calado en el habitante local de forma casi indisoluble.

Por medio de la compra y carga de frutos endémicos, la pieza alude a la restrictiva carga de soportar un legado trópico-nacional heredero de la mirada ajena reescrito en clave propia.

SABOR TROPICAL

 

Sabor tropical, vídeo, 2 min 38 s, 2019

Pieza en colaboración con Jesús D. Báez (Puerto Rico)